FANDOM


El contraalmitrante Xankust se frotó el puente de la nariz con dos dedos y pulsó un botón de su butaca de mando. 

/ A toda la flota, les habla el Almirante. Hemos recibido un nuevo rumbo. Transmitiendo ahora. Partimos en tres, dos, uno... Warp. \

Las pantallas del puente se llenaron de estelas plateadas en la oscuridad del espacio, cuando la pequeña flota se puso de nuevo en marcha, apenas cuarto de hora tras su llegada a aquel sistema que ahora abandonaban. Era un ritmo infernal, pero desgraciadamente necesario. Ninguno de ellos quería seguir cruzando phasers con la Federación, y ninguno estaba dispuesto a entregarse. No podían detenerse.

No viajaban a ciegas, aunque la sensación de incertidumbre les acompañara durante todo su viaje. Seguían rutas de navegación dejadas en balizas de comunicaciones por la USS Hespérides. pedacitos de esperanza camino al vacío inexplorado del cuadrante Delta. Un largo viaje para la docena de naves estelares autoexiliadas de la Federación. 

Teniendo en cuenta lo poco que se sabía acerca de la capitana del Hespérides, y los escasos contactos que el almirantazgo tuvo con ella, a punto estuvo de ignorar sus indicaciones y cambiar el rumbo. Pero el mensaje cifrado del almirante Sulu "instando a los rebeldes a aferrarse a un clavo ardiendo" enviado solo a las naves que acudieron al punto de reunión de emergencia, y minutos antes de que Caroline apareciera con el primer mensaje de la Hespérides... 

Akira Sulu había sido el principal valedor de la Tte. Comandante Jameson desde apareció dando tumbos proveniente de una realidad alternativa. Siempre había parecido saber cosas que nadie mas sabía. 

Y tampoco tenían otra opción.